Qué es la Hipnoterapia?

images-2La hipnoterapia es el uso del estado hipnótico (ver “¿Qué es la hipnosis?”) en combinación con otras estrategias psicológicas procedientes de la terapia conductiva, la terapia cognitiva, la programación neuro-linguística y la terapia analítica, con el fin de conseguir los objetivos deseados por cada persona.

La hipnoterapia es efectiva para provocar cambios en tu comportamiento, en maneras de pensar sobre tu misma/o o sobre el mundo que te rodea, y también cambios en la interpretación de echos pasados que de alguna manera pueden interferir negativamente en tu vida actual. La hipnoterapia es completamente natural, segura y no produce efectos secundarios indeseados. Al ser administrada por profesionales con habilidad y conocimiento, los beneficios obtenidos son duraderos y en muchos casos permanentes.

El estado hipnótico es utilizado por la hipnoterapia debido al acceso que proporciona a nuestro subconsciente. La hipnoterapia te falicita la incorporación de sugerencias deseadas y beneficiosas a esta parte de tu mente. Nadie podrá hipnotizarte contra tu voluntad, e incluso dentro del estado hipnótico podrás desestimar sugerencias, siempre que estés firmemente convencida/o de que éstas no son apropiadas. La finalidad última de tu mente es la de garantizar tanto como sea posible tu supervivencia. Es por esta razón que tu subconsciente no aceptará sugerencias que sean perjudiciales para tí mismo/a.

La hipnoterapia funciona con máxima efectividad en presencia de un objetivo. Cuando más claro y espcífico sea este objetivo, más son las posibilidades del éxito terapéutico. Parte de la terapia consiste en definir dicho objetivo de manera que sea específico, alcanzable, realista y no perjudique la salud. La existencia de un límite temporal para alcanzar el objetivo, siempre negociado dentro de las características especificadas anteriormente, actúa como motivación y puede hacer todavía más evidente el éxito terapéutico.

Paralelamente al tratamiento hipnoterapéutico, se requiere a las/os pacientes que sigan las instrucciones de su médico o profesional en questión. En ningún caso se debe dejar de tomar cualquier medicación recetada sin instrucción previa del equipo médico responsable.